9 de abril de 2019 | 3 min de lectura

La ansiedad y el estrés

“Ansiedad” y “estrés” son términos que a menudo se confunden, ya que la frontera entre ambos no siempre está clara ni siquiera para los profesionales. Además, en los últimos años se ha popularizado tanto la palabra “estrés” que la utilizamos indistintamente para cualquier alteración del estado emocional, por leve y pasajera que sea.

Como siempre es bueno para todos hablar con la mayor propiedad posible, veamos si podemos contribuir a tener un poco más claros estos conceptos:

El estrés (adaptado del inglés “stress”, presión) es una respuesta natural del organismo, que reacciona ante una situación que requiere un esfuerzo importante o que percibimos como una amenaza. Por ejemplo, si nos encargan un trabajo urgente, si se acercan los exámenes o si intuimos algún peligro.

Ante eso, el organismo empieza a segregar cortisol y adrenalina, una substancias que hacen que nos suban los niveles de glucosa en la sangre, a fin de que nuestro organismo pueda disponer de energía extra ante una “situación de peligro”. Asimismo, hacen aumentar el ritmo cardíaco y la frecuencia de la respiración. También dilatan los bronquios para que el oxígeno entre mejor.

Este estrés saludable – llamado también eustrés o estrés positivo- facilita nuestra respuesta física y mental ante cualquier “desafío”, y cesa automáticamente cuando desaparece el problema.

Ahora bien, si no cesa porque las situaciones de tensión se van “cronificando”, se nota una inquietante sensación de pérdida de control y entonces hablamos de distrés – o estrés negativo-, un estado  continuo de tensión que repercute de forma evidente en la salud y en el bienestar y que puede favorecer la aparición de enfermedades psicosomáticas.

En cambio, la ansiedad no tiene una relación causa-efecto directa. Podríamos decir que es un estado de “angustia permanente” que, en principio, no responde a ningún motivo concreto. Se trata de un problema psicológico/emocional que aparece por factores internos como pueden ser los pensamientos negativos o el miedo a algo que tememos, pero que no ha ocurrido. Ésta es precisamente la gran diferencia con el estrés que, como hemos explicado, sí tiene siempre motivos reales, identificables y suficientes.

La ansiedad suele manifestarse con dificultad para la concentración, mal humor, sentimiento de soledad, dificultad para respirar, alteraciones del sueño y una sensación general de miedo que crea  mucho malestar y que, en algunos casos puede dar pie a ataques de pánico.

En ambos casos, distrés y ansiedad, siempre es aconsejable no dejar pasar el tiempo y buscar ayuda profesional para aprender a gestionar el tema y a solucionarlo de la mejor forma posible.

Noticias Relacionadas

Efectos beneficiosos de la risa frente al estrés

Aunque no se la puede considerar una terapia y no está demostrado que cure enfermedades, la risoterapia es una técnica enfocada a lograr, a través de la risa beneficios a nivel emocional. Las sesiones dirigidas por profesionales se suelen practicar en grupo, contando que el efecto contagio incentivará a las personas ...

leer más
11 de diciembre de 2019 | 4 min de lectura
La neurociencia demuestra los efectos de la meditación

Para quienes todavía no han tenido la suerte de conocerla o practicarla,  la meditación suele sugerir imágenes de paz, de posturas de yoga, de respiración lenta, de calma interior. Efectivamente, el término se refiere a diferentes  prácticas propias del hinduismo, el budismo y de otras culturas principalmente ...

leer más
19 de noviembre de 2019 | 5 min de lectura
Así actúa la música en tu mente

Que la música tiene efectos terapéuticos sobre la salud física y mental es algo que se sabe desde hace cientos de años. La musicoterapia, cuyos fundamentos científicos fueron planteados ya en la antigua Grecia, se refiere al uso de la música y de algunos sonidos con objetivos ...

leer más
Conoce nuestros productos:

EnRelax Concentración

Ayuda a favorecer la relajación y a mantener la concentración en períodos de estrés ocasional.

EnRelax Gotas

Enrelax Gotas es una combinación de plantas relajantes diseñada para ayudar a recuperar la calma y favorecer la relajación.

EnRelax

EnRelax cápsulas, para ayudar a relajar te permite adaptar la dosis a tus necesidades.

EnRelax Forte

EnRelax Forte contiene la mayor concentración de valeriana del mercado.

EnRelax Infusión

EnRelax es una infusión relajante formada por la misma mezcla de plantas que en formato cápsulas y comprimidos.

Dudas EnRelax

Accede al apartado y resuelve las dudas que puedas tener sobre los productos Enrelax

Resolver dudas
Contacta con nosotros

Accede al apartado y contáctanos. Estaremos encantados de resolver tus dudas.

Contacta